Qué ver y hacer en Lanzarote

Lanzarote es una isla con mucho para ver y hacer. Cuenta con un carácter enigmático gracias a los paisajes volcánicos, con más de 850 kilómetros cuadrados de geografía de lava y mar, y zonas impresionantes como el Parque Nacional de Timanfaya, que, definitivamente, la convierten en un destino que hay que visitar.

Sus playas, las obras de César Manrique y su armonía con la naturaleza, el respeto al Medio ambiente, y todas sus atracciones hacen que Lanzarote brinde una experiencia única a todos sus visitantes. Hay mucho para hacer, para todos los gustos e intereses. Y en este artículo se presentan tan solo nueve de las grandes atracciones que hay en Lanzarote.

Conocer las formaciones volcánicas de Timanfaya

Entre las maravillas que definitivamente es indispensable ver en Lanzarote, está el paisaje impresionante gracias a algunas de las formaciones volcánicas que conforman Timanfaya, como Montaña Rajada, la Caldera del Corazoncillo, la Montaña de Fuego, el Pico Partido, las Montañas de Rodeos y de señalo, la Caldera de Rilla, entre otras.

La actividad volcánica que ocurrió entre 1730 y 1736 estremeció a gran parte de la isla, y quedó cubierta por grandes rocas incandescentes y por lava, dejando a doce pueblos sepultados bajo las cenizas. La superficie de Timanfaya tiene altas temperaturas que recuerdan que debajo sigue latiendo una cámara magmática.

Cuenta con 50 kilómetros cuadrado y en el año 1974 fue declarado Parque Nacional y luego más del 90% del territorio fue nombrado Zona de Reserva. Para conocer a fondo este fenómeno volcánico lo primero que hay que hacer es ir al Centro de Visitantes e Interpretación de Mancha Blanca. Quienes sienten atracción por el senderismo pueden hacer diferentes recorridos por Timanfaya, y quienes no pueden hacer una ruta guiada en autobús, en cuyo caso se cumple un itinerario de 40 minutos que incluye: campos de piroclastos y lava, la ruta de los volcanes y un paseo entre tubos volcánicos.

Visitar el centro de la tierra: Jameos del agua

Se trata de una intervención extraordinaria que ha hecho el artista César Manrique en los Jameos, que también se hace presente en los rincones de la isla. Con arquitecturas cuidadosas con el medio ambiente, que generan una sensación de armonía inigualable. En los Jameos los visitantes se llevan una impresión de estar justo en el centro de la tierra, a medida que se van bajando las escaleras.

Tras la erupción del Volcán de la Corona se originó un túnel volcánico que motivó a Manrique a crear la maravilla de su concepto de viaje al centro de la tierra. Una obra con más de seis kilómetros de longitud, que va desde el cráter del volcán hasta el mar, de hecho, se introduce bajo el océano en un aproximado de kilómetro y medio.

Los Jameos del Agua está constituido por tres jameos en el terreo, o tres aberturas, que se conocen como el Jameo Chico, que es por donde se accede al interior, el Jameo Grande y el Jameo Redondo, estos jameos se originan por filtración ya que se encuentran debajo del nivel del mar, lo que es una formación geológica que, sin duda alguna, hay que visitar en Lanzarote.

Ir a la gran Cueva de los Verdes

En el mismo interior del túnel que se produjo por la erupción del Volcán de la Corona, está esta maravilla que debe formar parte del itinerario de visita a Lanzarote. Está situada en el municipio de la Haría. Al ingresar da la sensación de que se está frente a un espejismo, y se trata de una especie de laberinto que se forma por tres galerías superpuestas e interconectadas de forma vertical.

En algunas zonas la Cueva de los Verdes alcanza hasta los 50 metros de altura, y se pueden observar formas sorprendentes de lava. La visita a la Cueva de los Verdes incluye un paseo por el interior bajo una temperatura constante que va alrededor de los 19°C. Se pueden observar formaciones pétreas como estalactitas de lava, así como las marcas que indican los niveles del paso del fuego a través del laberinto.

La historia sobre el lugar también es interesante, debido a que la Cueva de los Verdes sirvió como refugio entre los siglos XVI y XVII frente a los ataques de los piratas que llegaban del norte de África, un siglo después el lugar se convirtió en el destino de visitas científicas debido a la fascinación que provocaba tal formación volcánica, que es poco habitual. Ya desde 1964, esta cueva se convirtió en un destino turístico, incorporándose a la red de Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote.

Adentrarse en el Jardín de Cactus

Ya se ha mencionado al artista César Manrique, quien además intervino en la creación del concepto del Jardín de Cactus, un lugar que debe estar en la lista de lugares por visitar en Lanzarote. Se trata de un jardín que tiene alrededor de 4500 ejemplares de cactus, y 450 especies distintas. Se podrán conocer ejemplares de Tanzania, Madagascar, Perú, entre otros lugares.

La diversidad y el diseño de César Manrique convierten este lugar en un Bien de Interés Cultural, donde se puede contemplar un espectáculo único conformado por su arquitectura, pintura, por las esculturas y el paisajismo del lugar. A inicios del siglo XIX el edificio se usaba para elaborar gofio, que es un elemento fundamental en la gastronomía de la región.

Día de arena y sol en Playa del Papagayo

Lanzarote tiene muchas playas espectaculares, en las que es posible pasar un día de arena y sol, tranquilo para disfrutar. Entre esas playas una que todo visitante debe conocer es la playa del Papagayo. Se encuentra bajo altos acantilados, con arena dorada y hermosas aguas turquesas, una combinación que convierten esta playa en un destino definitivo en la lista de cosas para ver y hacer en Lanzarote.

Otras actividades para hacer en Lanzarote, en la Playa del Papagayo es kayak y snorkel, actividades que se disfrutarán en el escenario que brinda este lugar. De hecho, para los amantes de playas preciosas y singulares, se pueden recomendar otras playas que también brindan una experiencia única, como la Playa del Pozo, Caleta del Congrio, Playa Mujeres, entre otras.

Probar la Malvasía Volcánica

La Malvasía Volcánica es una variedad de uva única en el mundo, y en el mes de julio comienza la ceremonia de recogida de esta preciada variedad. Lanzarote cuenta con dos mil hectáreas de viñedos en producción, y la razón por la que las vendimia en Lanzarote sea la más temprana en todo el continente europeo, se debe a la singularidad de su clima templado.

El suelo de Lanzarote cuenta con un suelo particular, de características especiales, lo que ha hecho que los viñedos cuenten con un diseño que es único. Hay dos formas de cultivo, que son los sistemas de hoyos y zanjas. Estos tipos de cultivos permiten la obtención de vinos extraordinarios al mismo tiempo que se puede disfrutar un paisaje especial, algunos sistemas de hoyos pueden tener hasta tres metros de altura.

Navegar en submarino

Frente a la costa de Lanzarote es posible navegar en un submarino, un recorrido que permite entrar en las aguas de la zona del muelle de Puerto Calero, ubicado en el sureste de la isla, y a tan solo tres kilómetros al este de Puerto del Carmen. La experiencia dura alrededor de una hora, y se vive una inmersión de hasta treinta metros de profundidad.

Durante el trayecto en el submarino, un buzo va nadando junto al sumergible, y alimenta a los peces que se van acercando. Es importante saber que los domingos, durante los meses de inviernos, no se puede acceder a esta actividad, del resto todos los días entre las 9:30 hasta las 17:30. Y se puede partir en autobús desde Playa Blanca, Puerto del Carmen y Costa Teguise para llegar al lugar de inicio del tour en submarino.

Disfrutar los carnavales de Lanzarote

La cultura de Lanzarote incluye una serie de fiestas de carnavales que tienen elementos propios de la idiosincrasia de la isla, con versiones locales que fascinan a los turistas. Estos carnavales en Lanzarote se celebran en distintas fechas, entre los meses de febrero y marzo. De hecho, para no competir con las localidades cercanas, siempre se elijen los días de celebraciones teniendo en cuenta los carnavales en ellas.

Entre los carnavales más populares están los que se celebran en el este de Lanzarote, en la capital Arrecife, en donde participan miembros de la Parranda Marinera de Los Buches, que están ataviados con indumentarias antiguas tradicionales, quienes van golpeando suavemente a niños y adultos con vejigas infladas de peces, una tradición que trae a memoria el vínculo de Lanzarote con el mar.

Hacer deportes acuáticos en la Playa de Famara

La Playa de Famara, así como otras en Lanzarote, cuentan con condiciones ideales para hacer deportes acuáticos. En este caso es una playa con seis kilómetros de largo y cien kilómetros de ancho. Uno de los deportes acuáticos que definitivamente hay que hacer en esta playa es el kitesurf, porque la plata se presta para hacer piruetas en el aire.

En las zonas más profundas, cuenta con varios picos en los que se puede disfrutar mucho de las olas. También se puede hacer windsurf y surf, entre otros deportes acuáticos. Aunque el mejor tiempo para estas actividades es entre los meses de mayo a septiembre, durante todo el año también es posible hacerlas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *