Ribera de Duero y Rioja, dos grandes D.O.

La Denominación de Origen, conocida por las siglas D.O., es un signo de distinción que identifica un determinado producto como originario de un país, localidad o región que posee cierta reputación, calidad y otras características distintivas.

En otras palabras, es un signo que se implementa para garantizar que dicho producto posee las cualidades y calidad propias de una región geográfica en específico. Cualquier producto que posea una D.O. se considera excepcional en el mercado.

En España existen alrededor de 70 Denominaciones de Origen para los vinos, sin embargo, hay dos que tienen más relevancia y prestigio: Ribera de Duero y Rioja, que además posee una rica historia y tradición a nivel nacional.

Bodegas como Tobelos y Paco García en Rioja o Comenge famosos por su vino Comenge y Valderiz en Ribera de Duero son una pequeña muestra de las maravillas que nos encontramos.

D.O. Ribera del Duero, para los mejores vinos del país

La denominación de origen Ribera de Duero, se reserva para los vinos tintos, rosados, blancos y carretes que proceden de la zona de la cuenca del Río Duero. Son producidos en las provincias de Castilla León.

En este sentido, abarca las provincias de Burgos, con 60 municipios, Valladolid y Soria, con 19, y Segovia, con tan solo con 4 municipios.

En esta región el clima es tipo continental, es decir, los inviernos son muy fríos y los veranos cálidos, con una importante variación térmica al anochecer y al amanecer, además cuenta con influencias atlánticas ligeras.

En Ribera de Duero la extensión de los viñedos es de aproximadamente 21000 hectáreas trabajadas por más de 8,000 viticultores distribuidos en 200 bodegas. La variedad más utilizada en estos cultivos es la de tempranillo, qué ocupa cerca del 90% de todos los viñedos.

La denominación de origen de Ribera de Duero garantiza que en esta tierra se producen vinos de alta calidad, con un sabor intenso y persistente, consistencia aromática y una sensación elegante, que complacer los paladares más exigentes.

Algunos de los mejores vinos del mundo provienen de Ribera del Duero, así que se trata de una denominación de origen de Gran calidad.

La producción de vino en Río Duero es milenaria

Parece ser que el encanto de las tierras de río duero no es reciente, si no que data de hace miles de años atrás, cuando la humanidad era más joven.

Se han encontrado restos arqueológicos en distintas partes de la región, como vacceo de Pintia, en Padilla de Duero y el mosaico romano de Baños de Valdearados, que reflejan la tradición vitivinícola desde sus prácticas más rudimentarias.

Posiblemente la producción de vino en Río duero tiene más de 2500 años de historia y el Imperio Romano contribuyó en gran medida a formar el prestigio de los vinos españoles en todo el mundo.

D.O. Rioja, una de las regiones élite más grande del país

No todas las regiones productoras de vino élite se concentran bajo la denominación de origen de Río Duero, también está la D.O. Rioja, que es una de las más grandes a nivel nacional.

Actualmente Rioja cuenta con más de 14.800 viticultores y 567 bodegas, se presume que su vino está presente en 124 países diferentes a lo largo del mundo.

La D.O. Rioja se estableció en 1925 con la finalidad de regular la producción de vinos tintos, rosados y blancos elaborados en la región de Rioja y el País Vasco, incluyendo eventualmente Navarra.

En el año 1991 Rioja recibe la distinción de «Calificada», convirtiéndose en la denominación más antigua de toda España y debido a su diversidad geográfica y climática, se divide en tres subzonas: Rioja Alavesa, Rioja baja y Rioja Alta.

Se estima que la producción anual de vino en Rioja es de más de 250 millones de litros, de los cuales el 85% es vino tinto, y el 15% restante vino blanco y Rosado.

Ambas denominaciones demuestran que las tierras españolas producen cosechas de vid únicas y de gran calidad, ofreciendo así al mundo los mejores vinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.