Cómo subir al pico Teide, a pie o en teleférico

Subir al pico Teide es algo único e inolvidable para todos aquellos que lo viven. Con sus 3718 metros de altura, se corona como la cima más alta en toda España. Es uno de los parques nacionales más populares del mundo, encontrándose en el top 10.

Aunque muchos lo desconozcan, el Teide se trata de un volcán que todavía sigue activo. No hay de qué preocuparse, las fumarolas y el olor azufre que se encuentran en los puntos más altos son también parte de la experiencia. Lo cierto es que este sitio tiene muchas características que lo convierten en un destino súper interesante.

¿Qué tiene de interesante subir al Teide?

Cuando las personas se deciden a subir al pico Teide se dan cuenta de que no se trata sólo de alcanzar la cima. A lo largo del recorrido se encuentran diversos puntos de interés, a saber:

  • La estación inferior del teleférico a 2356 metros de altura.
  • La Rambleta, una estación en la parte alta del volcán a 3555 metros de altura.
  • La cima, el pico del Teide.
  • El refugio de Altavista.
  • Los miradores de Pico Viejo y de La Fortaleza.

Realizando un recorrido a pie tomaría unas 6 horas alcanzar el pico Teide, pero existe la opción de recortar camino con la ayuda del teleférico.

El teleférico del Teide

Esta es la forma más rápida de subir al pico Teide. Se trata un recorrido directo de 8 minutos desde la base del volcán hasta la estación de La Rambleta. La vista durante el viaje es espectacular, y una vez arriba se encuentran diversos senderos enumerados que llevan a los diferentes sitios de interés.

El sendero que lleva a la cima es el número 10, conocido como Telesforo Bravo. El acceso a este sendero está restringido y se necesita de un permiso especial para transitarlo. Este se puede solicitar en el sitio oficial del Parque Nacional de Teide, y aunque resulta algo difícil de obtener, no es imposible.

¿Es posible subir al pico Teide sin este permiso?

Existen algunas alternativas para subir al pico Teide cuando no se posee un permiso:

  • Pasar la noche en el Refugio Altavista, donde el acceso a la cima viene incluido con la estancia. La forma más rápida de llegar a él, es tomar el sendero 7 desde La Rambleta.
  • Algunas agencias de viaje o turismo vienen con la posibilidad de llegar hasta la cima incluida en su servicio.

En cualquier caso, la prevención es la clave. El gran volumen de personas que visitan el Teide hace imposible conseguir una forma de subir al pico, una vez estando allá. Lo mejor es asegurar cualquiera de estas opciones reservando con meses de anticipación.

La aventura completa para los caminadores

Para subir al pico Teide desde donde acaba el teleférico solo hace falta caminar unos 200 metros. Las personas más aventureras y que aprecian una buena escalada puede que no queden del todo satisfechas. Es por eso, que existe la opción de subir a pie desde la base del volcán, lo cual supone un recorrido de 8.3 kilómetros.

No es para todo el mundo, se requiere de una buena resistencia física, ya que hay tramos bastante inclinados, además de la creciente presión atmosférica. El sendero empieza en Montaña Blanca, a unos 3 kilómetros de donde se coge el teleférico y es la única vía a pie para subir. Aunque supone un reto, incluso para los que ya poseen experiencias de caminata, el paisaje hace que valga totalmente la pena.

Los primeros 5 kilómetros son una parte relativamente plana, la más fácil del recorrido. Luego se alcanza el inicio del sendero número 7, donde empieza la parte divertida de subir al pico Teide a pie: el ascenso.

Un pequeño descanso en medio del camino

En medio del sendero 7 se encuentra el refugio Altavista, a 3265 metros de altura. Esta se trata simplemente de una casa alta de montaña que cuenta con cocina, baño y habitaciones compartidas. Es el punto de descanso para aquellos que realizan esta aventura.

En este lugar es algo muy común empezar a subir al pico Teide en la tarde. Las personas alcanzan el refugio antes de que se oculte el Sol, pasan ahí la noche, y temprano por la mañana continúan su recorrido. Con un buen ritmo de caminata, es posible alcanzar la cima del Teide para apreciar la salida del Sol.

La vista desde el pico Teide no es la única que vale la pena

En la estación de La Rambleta se encuentra el sendero 11 que lleva hasta el mirador de La Fortaleza. El camino en sí está rodeado de un mar de lava, una vista que no se encuentra en ningún otro lugar. También en La Rambleta se encuentra el sendero 12, por donde se pueden apreciar antiguos ríos de lava. Termina en el mirador de Pico Viejo, desde donde se tiene una vista espectacular de todo el sur de Tenerife.

¡Lo mejor es que para acceder a estos senderos no se requiere un permiso como ocurre para subir al pico Teide!

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *